Divorcio

Coronavirus y Derecho de Familia: procedimiento judicial especial

A estas alturas, resulta ya evidente que, cuando se Levante el estado de alarma y los juzgados retomen su actividad habitual, se producirá  un embotellamiento de proporciones colosales, especialmente en el ámbito  laboral, en concursal  y, también, en el ámbito del Derecho de Familia.

Habrá un alud de demandes que, de hecho, ya ha comenzado después de que, desde hace unos días,  ya es posible presentar escritos en los juzgados. Por lo que se refiere  a la esfera que nos ocupa, la de las crisis familiares, divorcios, separaciones y extinciones de parejas de hecho, la  inmensa mayoría de cuestiones contenciosas harán referencia a nuevos divorcios o extinciones de pareja, a medidas económicas porque alguno de los ex-cónyuges o ex-miembros de la pareja se ha quedado sin trabajo  y, naturalmente, al incumplimiento del régimen de guarda y custodia de los hijos menores que hubiera podido registrarse durante el estado de confinamiento.

Coronavirus y pensión de alimentos para los hijos

Resulta ya evidente que la crisis económica ocasionada por la presente situación sanitaria será importante, mucho más de lo que se creía hace unas semanas. En estos momentos, ya son cientos de miles las personas que han visto como sus ingresos se han reducido de manera dramática, ya sea porque un ERTE las ha afectado, porque el negocio ha tenido que cerrar durante un tiempo o porque se han quedado sin trabajo, directamente.

O sea, cientos de miles de personas con la capacidad económica mermada. Y, entre ellos, padres y madres separados o divorciados que tienen la obligación legal de pagar una pensión de alimentos para sus hijos y a quienes cada vez les resulta más difícil poder hacerlo. Algunos, simplemente, ya no llegan.

¿Qué se puede hacer?

Resulta ya evidente que la crisis económica ocasionada por la presente situación sanitaria será importante, mucho más de lo que se creía hace unas semanas. En estos momentos, ya son cientos de miles las personas que han visto como sus ingresos se han reducido de manera dramática, ya sea porque un ERTE las ha afectado, porque el negocio ha tenido que cerrar durante un tiempo o porque se han quedado sin trabajo, directamente.

 

O sea, cientos de miles de personas con la capacidad económica mermada. Y, entre ellos, padres y madres separados o divorciados que tienen la obligación legal de pagar una pensión de alimentos para sus hijos y a quienes cada vez les resulta más difícil poder hacerlo. Algunos, simplemente, ya no llegan.

 

¿Qué se puede hacer?

La guerra de los progenitores en el tiempo del virus

 La inmensa mayoría de consultas y/o llamadas que nuestro despacho de abogados especialistas en Derecho de Familia  recibe, desde el inicio del confinamiento, son disputas, querellas y falta de acuerdo de los progenitores en relación a la guarda y custodia de los hijos menores de edad.

O, por decirlo de otro modo: si alguien pensaba que la extraordinaria gravedad del momento en qué vivimos serviría para hacer entrar en razón a los progenitores separados y para conseguir pactos en beneficio del bienestar y de la seguridad de los hijos, se equivocaba.

Hipotecas y divorcios

Cuando todo iba bien, la pareja decidió comprar un piso y embarcarse con una hipoteca de casi el 90% del valor de la vivienda. Naturalmente, pusieron el piso a nombre de ambos y la hipoteca, también. Todo iba bien.Pero, un día, la cosa se empezó a estropear y, al cabo de un tiempo, estalló la crisis. El divorcio resultó inevitable ... ¿Qué hacemos con el piso? ¿Quién se lo queda? ¿Y qué hacemos con la hipoteca? ¿Quién la paga? Un tanto por ciento muy elevado de los procedimientos de divorcio que llevamos a cabo, como abogados de Familia, expertos en divorcios y separaciones, deben responder a las dos cuestiones ... y, a veces, no resulta nada sencillo.

La universidad de los hijos: ¿gasto ordinario o extraordinario?

La universidad de los hijos ¿ es un gasto ordinario o extraordinario? Esta es una pregunta que los abogados especialistas en Derecho de Familia recibimos a menudo, especialmente en esta época de exámenes de selectividad y elección de carrera. Pues bien, la respuesta debe ser forzosamente ambigua: depende.

Divorcios e impuestos

En el año 2018 se registraron en España más de 112.000 rupturas matrimoniales, además de las rupturas de parejas estables que, muchas veces, no tienen ninguna transcendencia jurídica y escapan a todo control. Una inmensa mayoría de esas rupturas implicó el establecimiento de pensiones de alimentos en favor de hijos menores de edad y tal vez, también, la fijación de una pensión compensatoria en favor de un cónyuge o la determinación de una compensación económica por razón de trabajo. Pues bien, todas estas figuras tienen repercusión fiscal a la hora de hacer la declaración de la renta. Mucha gente no lo sabe, o bien dispone de información errónea, e incluso hay leyendas urbanas, como la que dice que el pago de la pensión de alimentos para los hijos desgrava…. Y no es así.

Derecho del progenitor no custodio a tener información sobre sus hijos

Suele ser frecuente que los abogados especialistas en Derecho Matrimonial y de Familia recibamos quejas de padres y madres que dicen  haberse enterado de que su hijo ha tenido un accidente o ha debido ser  ingresado en el hospital cuando se lo ha contado el propio menor…., sin que el otro progenitor haya dicho nada. Eso sucede, y sucede a menudo. En realidad, se trata de un verdadero incumplimiento del ejercicio de la patria potestad:  no proporcionar al otro progenitor  información relevante sobre los menores

La cuarta viudal

Dentro de esta serie de escritos sobre los derechos sucesorios del cónyuge o de la pareja de hecho superviviente, en caso de muerte del otro miembro de la pareja, queda por hablar de la cuarta viudal, que  está regulada por el artículo 452-1 y siguientes del Codi Civil de Catalunya.Para empezar, hay que decir que la cuarta viudal es un derecho que se otorga al cónyuge superviviente y que tiene una finalidad muy clara:  compensar al superviviente por el desequilibrio causado por la muerte de su cónyuge o pareja. Y ello se hace reconociéndole el derecho a obtener la cantidad necesaria para atender a sus necesidades, con un tope máximo que es la cuarta parte del activo hereditario líquido.

Las capitulaciones matrimoniales

Cada día son más frecuentes las consultas que los abogados de familia, especialistas en separaciones y divorcios, recibimos a propósito de las capitulaciones matrimoniales y de los pactos en previsión de ruptura matrimonial. Dedicaremos este escrito a las capitulaciones (o capítulos) matrimoniales y dejaremos los pactos en previsión de ruptura para otra ocasión.

Las capitulaciones matrimoniales son un contrato vinculado al matrimonio, cuya eficacia depende de la celebración del matrimonio y cuyo contenido puede ser de lo más diverso: se puede pactar o modificar el régimen económico matrimonial (separación de bienes, gananciales, participación en ganancias etc..), se pueden efectuar pactos sucesorios, se pueden  formalizar donaciones e, incluso, se pueden concluir esos pactos en previsión de ruptura matrimonial de los que hablaremos otro día. Ninguno de esos contenidos es esencial e imprescindible, pero todos ellos pueden incluirse en unas capitulaciones matrimoniales.

Menores y violencia indirecta

El Codi Civil de Catalunya establece (art.233-11.3) que no se puede atribuir  la guarda al progenitor contra el  cual se haya dictado una sentencia firme por actos de violencia familiar o machista de los que los hijos hayan sido o puedan ser víctimas  directas o indirectas. Asimismo,  el CCCat establece que, en interés de los hijos, tampoco se pueda atribuir la guarda al progenitor mientras haya indicios fundamentados de que ha cometido actos de violencia familiar  o machista de los que los hijos hayan sido o puedan ser víctimas directas o indirectas.Cuando los hijos son o pueden ser víctimas de violencia directa, la situación es clara y las disposiciones de la ley son taxativas:  no puede haber atribución de la guarda. Lo mismo sucede en el caso de que ya se haya dictado una sentencia por actos de violencia familiar o machista  y esa sentencia ya sea firme. En cambio, cuando se trata de una situación en la que hay que valorar si se dan “indicios fundamentados de que se han cometido actos de violencia familiar o machista de los que los hijos hayan sido o puedan ser víctimas directas o indirectas”, las cosas no son tan claras.

Suscribirse a Divorcio Suscribirse a Blog