Blog

La cuarta viudal

Dentro de esta serie de escritos sobre los derechos sucesorios del cónyuge o de la pareja de hecho superviviente, en caso de muerte del otro miembro de la pareja, queda por hablar de la cuarta viudal, que  está regulada por el artículo 452-1 y siguientes del Codi Civil de Catalunya.Para empezar, hay que decir que la cuarta viudal es un derecho que se otorga al cónyuge superviviente y que tiene una finalidad muy clara:  compensar al superviviente por el desequilibrio causado por la muerte de su cónyuge o pareja. Y ello se hace reconociéndole el derecho a obtener la cantidad necesaria para atender a sus necesidades, con un tope máximo que es la cuarta parte del activo hereditario líquido.

Derecho al ajuar y usufructo universal del cónyuge superviviente

Los derechos sucesorios del cónyuge o pareja de hecho superviviente son, básicamente, el derecho al ajuar de la vivienda familiar, el año de viudedad, el usufructo universal en caso de sucesión intestada y la cuarta viudal

El año de viudedad

Cuando un cónyuge, o pareja de hecho, muere en  Catalunya,  el superviviente tiene unos derechos que son, exclusivamente, para el caso de que sean matrimonio o pareja de hecho, no en los casos de divorciados o separados de derecho o de hecho.

En síntesis, los derechos que tiene el superviviente son: 1.- El derecho  ajuar doméstico; 2.-El año de viudedad; 3.-El usufructo universal en caso de sucesión intestada; 4.-La cuarta viudal.

Las capitulaciones matrimoniales

Cada día son más frecuentes las consultas que los abogados de familia, especialistas en separaciones y divorcios, recibimos a propósito de las capitulaciones matrimoniales y de los pactos en previsión de ruptura matrimonial. Dedicaremos este escrito a las capitulaciones (o capítulos) matrimoniales y dejaremos los pactos en previsión de ruptura para otra ocasión.

Las capitulaciones matrimoniales son un contrato vinculado al matrimonio, cuya eficacia depende de la celebración del matrimonio y cuyo contenido puede ser de lo más diverso: se puede pactar o modificar el régimen económico matrimonial (separación de bienes, gananciales, participación en ganancias etc..), se pueden efectuar pactos sucesorios, se pueden  formalizar donaciones e, incluso, se pueden concluir esos pactos en previsión de ruptura matrimonial de los que hablaremos otro día. Ninguno de esos contenidos es esencial e imprescindible, pero todos ellos pueden incluirse en unas capitulaciones matrimoniales.

Menores y violencia indirecta

El Codi Civil de Catalunya establece (art.233-11.3) que no se puede atribuir  la guarda al progenitor contra el  cual se haya dictado una sentencia firme por actos de violencia familiar o machista de los que los hijos hayan sido o puedan ser víctimas  directas o indirectas. Asimismo,  el CCCat establece que, en interés de los hijos, tampoco se pueda atribuir la guarda al progenitor mientras haya indicios fundamentados de que ha cometido actos de violencia familiar  o machista de los que los hijos hayan sido o puedan ser víctimas directas o indirectas.Cuando los hijos son o pueden ser víctimas de violencia directa, la situación es clara y las disposiciones de la ley son taxativas:  no puede haber atribución de la guarda. Lo mismo sucede en el caso de que ya se haya dictado una sentencia por actos de violencia familiar o machista  y esa sentencia ya sea firme. En cambio, cuando se trata de una situación en la que hay que valorar si se dan “indicios fundamentados de que se han cometido actos de violencia familiar o machista de los que los hijos hayan sido o puedan ser víctimas directas o indirectas”, las cosas no son tan claras.

Matrimonio y pareja de hecho: nacionalidad y residencia para el miembro que no es ciudadano de la UE

“Soy peruana y mi novio es español. Si nos hacemos pareja de hecho, ¿puedo tener la nacionalidad española?” En un mundo globalizado como el actual, éste es un tipo de consulta que los abogados de Familia, especialistas en divorcios y separaciones, recibimos cada vez con mayor frecuencia. Pues que quede claro: los extranjeros de terceros países que no pertenecen a la Unión Europea no obtienen la nacionalidad española per el hecho de contraer matrimonio ni por el de constituir pareja de hecho e inscribirse en un registro público. Ahora bien, sí que, en caso de matrimonio (y no en caso de formar pareja de hecho), hay ciertas consecuencias: para la concesión de la nacionalidad española por residencia legal, previa y continuada, los 10 años necesarios se reducen a 1 año en general (reducción de 5 a 1 año en el caso de los refugiados y de 2 a 1 año en caso de los nacionales de los países latinoamericanos, Andorra, Filipinas, Guinea Ecuatorial, Portugal o para los sefarditas.

Los poderes preventivos para la incapacidad

Lo definimos: un poder preventivo es un documento notarial por el que una persona, el poderdante, designa a otra persona, el apoderado, para que le represente y defienda sus intereses en la eventualidad de ser incapacitada. Los abogados de Familia tenemos cada vez más consultas sobre la utilidad de los poderes preventivos. La esperanza de vida se alarga más y más, gracias a los avances de la ciencia. Por tanto, cada vez hay más personas de avanzada edad y, como consecuencia, crece la cifra de gente que puede ser incapacitada y tiene el riesgo de poder perder la capacidad para manifestar su voluntad.La gente empieza a tomar conciencia de estos hechos, de modo que la cifra de poderes preventivos que se otorgan ha crecido estos últimos años. Ello significa que cada vez hay más personas que entienden la importancia de asegurar la defensa de sus intereses si sucede que les incapaciten.

¿Puedo irme de casa?

“Quisiera marcharme de casa, pero no lo puedo hacer porque sería un abandono del hogar”, es una reflexión que recibimos, con cierta frecuencia, los abogados que nos dedicamos al Derecho de Familia. Y es una reflexión equivocada. Irse de casa, de manera civilizada, para evitar males mayores cuando la convivencia ya está muy deteriorada, no es “abandono del hogar” ni tiene que presuponer, de forma alguna, el futuro desenlace del divorcio o separación.

Impuestos y divorcios

Divorciarse o separarse significa, esencialmente, cambiar de estado civil. Pero, al propio tiempo, tanto el divorcio como la separación pueden tener otros efectos que no son tan evidentes: las consecuencias fiscales, los impuestos. Cuando emprendemos un procedimiento de divorcio, es necesario que los abogados de familia asesoremos adecuadamente sobre las repercusiones fiscales que puedan llegar a producirse. Por ello, aunque ya hemos hablado de esta cuestión anteriormente, es bueno refrescar la memoria.

Sobre la prestación compensatoria

El Codi Civil de Catalunya establece que la prestación compensatoria (también llamada pensión compensatoria) tiene como finalidad compensar el perjuicio que la ruptura matrimonial ocasiona a uno de los cónyuges en relación a la situación económica de que gozaba durante el matrimonio y, también, en relación a la situación económica en que queda el otro cónyuge. La finalidad de la pensión compensatoria no es indemnizatoria: es actuar de amortiguador para que el cónyuge que se vea económicamente más perjudicado por el divorcio pueda mitigar ese perjuicio e irse adaptando a la nueva realidad. No se trata, en ningún caso, de un mecanismo que tenga por objeto conseguir la igualdad económica entre quienes se divorcian. No se busca la igualdad; se busca que quien está en peor situación económica tenga una ayuda que le permita parar el golpe y seguir adelante, y que esta ayuda sea pagada por quien está en mejor situación.
Suscribirse a Blog Suscribirse a Blog